Los discursos en las convenciones pueden lanzar candidatos al estrellato

Personas reunidas levantando carteles y ondeando banderas (© AP Images)
(© AP Images)

Cuando los republicanos y los demócratas lleven a cabo sus convenciones nacionales para la temporada electoral de 2016, verás algunas de las personas más famosas de la política estadounidense enarbolando las banderas de sus partidos políticos. Pero también habrá rostros que no son tan familiares… todavía.

El orador principal en la convención demócrata de Boston en 2004 habló de la esperanza que creía necesaria para que Estados Unidos avanzara. «Es la esperanza de los esclavos sentados alrededor de una hoguera que cantaban a la libertad; la esperanza de los inmigrantes que iniciaron su viaje hacia costas distantes […] la esperanza que albergaba un niño flacucho con un nombre raro de que Estados Unidos también tuviera un lugar para él».

Barack Obama leyendo (© AP Images)
Barack Obama, por entonces candidato a senador, lee el discurso que pronunció en la Convención Nacional Demócrata de 2004. (© AP Images)

En ese momento, no muchas personas conocían al candidato de Illinois al Senado estadounidense llamado Barack Obama, pero cuatro años más tarde el suyo sería el nombre detrás del cual los demócratas se alinearon en la convención nacional de Denver.

Ambos partidos usan las convenciones para resaltar a sus estrellas en ascenso, aprovechando la audiencia de la televisión nacional para evaluar el atractivo de los posibles futuros candidatos.

Fue necesario un solo discurso en 2008 para catapultar a la gobernadora de Alaska Sarah Palin de la política local a ser uno de los rostros más reconocibles de la política republicana. «Nadie espera que coincidamos en todo», dijo Palin a una emocionada multitud en Minneapolis–St. Paul, «pero se espera que gobernemos con integridad, buena voluntad, convicciones claras y un corazón de servicio».

Sarah Palin frente al micrófono, gesticulando (© AP Images)
La candidata republicana a vicepresidente Sarah Palin en la Convención Nacional Republicana de 2008 (© AP Images)

En algunas raras ocasiones, una estrella en ascenso logró surgir a pesar de haber fallado en un discurso de convención. En 1988, el gobernador de Arkansas, Bill Clinton, fue señalado para dar el discurso de nominación en la convención demócrata de Atlanta. El discurso se prolongó tanto que la audiencia ovacionó las palabras «en conclusión». Se hizo famoso de la noche a la mañana, pero no para bien. Dos años después, sin embargo, Clinton fue nominado por su partido, ganó las elecciones presidenciales y es hoy recordado como uno de mejores oradores presidenciales.

Puedes ver el discurso de Palin y el discurso de Obama en YouTube (en inglés).

 

Gráfico que dice “Elecciones 2016” (Depto. de Estado/J. Maruszewski)