Ilustración de una computadora envuelta en cadenas con manos que se extienden de la pantalla. (Depto. de Estado/D. Thompson)
(Depto. de Estado/D. Thompson)

Los negocios operan con datos, por lo que amenazas a esos datos hechas por hackers (piratas informáticos) son amenazas hechas a las ganancias.

En los últimos años, pequeñas y grandes corporaciones experimentaron un fuerte incremento en incidentes de hackers que tomaron el control de sus datos e intentaron extorsionar el pago por regresar el control.

El software, o programas computacionales, que se usa para cometer este delito es conocido como ransomware (programas malignos de secuestro de computadoras). Es uno de los muchos delitos cibernéticos que van en aumento. Según Melissa Hathaway, experta en seguridad cibernética, se informó por primera vez de un caso de “ransomware” en 1989. En los años siguientes, se ha vuelto más sofisticado y más rentable.

“En la actualidad existen probablemente más de 20 tipos diferentes de ‘ransomware’”, dijo Hathaway. “Los casos de ‘ransomware’ se han vuelto más frecuentes en los últimos dos o tres años debido a que los programas malignos son mejores. Los hackers saben cómo bloquear tus datos. Y la mayoría de la gente no mantiene copias de seguridad, por lo que tienen que pagar el rescate con el fin de recuperar su información”.

El medio de pago más común que se exige a las víctimas es a través de bitcoin, una moneda virtual que no tiene un repositorio o administrador central y que no se puede rastrear.

Aunque el FBI recomienda no pagar el rescate (en inglés) en tales ataques, Hathaway dice que muchas víctimas lo hacen, manteniendo así este crimen rentable para los delincuentes. “A menos del 40 por ciento de las personas que pagan por el rescate se les regresan sus datos”, explicó Hathaway.

El virus “ransomware NotPetya” afectó los sistemas informáticos de varias corporaciones grandes durante el verano de 2017. Según Hathaway, la compañía FedEx Corporation tuvo que restringir sus negocios en Europa oriental (en inglés). Maersk Line, la compañía más grande de transporte marítimo de contenedores del mundo, informó que perdió 300 millones de dólares por ataques de “ransomware”.

La corporación Lloyd’s of London predijo que el efecto económico de un ataque cibernético grande en el futuro podría aumentar a 53 mil millones de dólares (en inglés).

Cómo detener un ataque

Hathaway ofrece el mismo consejo a individuos que a grandes corporaciones: “Tu mejor probabilidad es asegurarte de tener una copia de seguridad de todos sus datos hecha con regularidad o, mejor aún, todos los días, dependiendo del giro del negocio. Para una persona, depende del riesgo. Yo hago copias de seguridad de mis datos por lo menos una vez a la semana”.