La Guardia Nacional de Estados Unidos está en la primera línea de la lucha de la «estrategia integral de Estados Unidos” contra la mortífera enfermedad del coronavirus (COVID-19). Estos estadounidenses demuestran el doble papel de la Guardia Nacional de estar preparados para responder a emergencias internas así como a misiones militares de Estados Unidos en el extranjero.

Un elemento único de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos, los «soldados ciudadanos» de la Guardia Nacional (en inglés) suelen tener empleos civiles o asistir a la universidad mientras continúan su entrenamiento militar a tiempo parcial.

El presidente de Estados Unidos o el gobernador de su estado los pueden llamar al servicio en cualquier momento.

El 22 de marzo, el presidente Trump ordenó el apoyo federal total a los esfuerzos de la Guardia Nacional para combatir COVID-19 en los estados más afectados de California, Nueva York y Washington. Estas autorizaciones agilizan el acceso de cada estado a los recursos federales pero dejan al gobernador de cada estado al mando de las actividades de sus respectivas unidades de la Guardia Nacional.

Soldados colocan comida en cajas (© Rich Pedroncelli/AP Images)
Los soldados de la Guardia Nacional en California cargan cajas de comida en el banco de alimentos y servicios familiares de Sacramento, California, el 21 de marzo. (© Rich Pedroncelli/AP Images)

Más de 8.000 efectivos de la Guardia están actualmente desplegados en todo el país, apoyando las respuestas ante COVID-19 en los 50 estados, tres territorios y el Distrito de Columbia.

«Nuestras grandes tropas de la Guardia Nacional están realizando tareas como el apoyo a los sitios donde se llevan a cabo las pruebas, la realización de la entrega de alimentos para proteger a las poblaciones vulnerables, y ayudar a los estados a planificar y coordinar sus respuestas locales», dijo el secretario de Defensa de Estados Unidos Mark Esper en una conferencia de prensa el 23 de marzo.

Cada estado adapta la asistencia de su Guardia Nacional a las necesidades locales. En Florida y Luisiana, las tropas están ayudando a los funcionarios de salud del estado a hacer pruebas de COVID-19. En Arkansas, las tropas están respondiendo a llamadas telefónicas en las abrumadas líneas de información de salud pública. Y los miembros de la Guardia Nacional en Maryland, Pensilvania y Wisconsin han transportado y ayudado a residentes de sus estados que podían haber resultado infectados en los cruceros.

«Una de las misiones más importantes de la Guardia Nacional es apoyar a nuestras comunidades», dijo el general mayor de la Fuerza Aérea Anthony Carrelli, general adjunto de la Guardia Nacional de Pensilvania. «Ayudar y servir a nuestros vecinos es un esfuerzo muy personal, ya que aquí es donde vivimos. Estamos todos juntos en esto».

Tuit:
Guardia Nacional @NationalGuard
La Guardia Nacional #NationalGuard está en las comunidades de todo el país ayudando a las agencias en las pruebas de #COVID19, entregando medicamentos y más. Como soldado, uno está siempre preparado, siempre listo para prestar servicio, porque uno está entrenado a un alto nivel. Conozca oportunidades de hacer carrera: https://bit.ly/2J5O7We
15:38 horas – 23 de marzo de 2020
(Enlaces y etiquetas en inglés)