Durante la visita que realizó en marzo de 2015 a Camboya, la primera dama de Estados Unidos, Michelle Obama, instó a las niñas escolares a completar sus estudios y convertirse en modelos a seguir en sus comunidades.

Les aconsejó ignorar cualquier oposición filosófica a la educación de las niñas que pudieran hallar en su camino. “Me ocurrió a mí cuando yo tenía su edad. Hubo personas que me dijeron que yo no era suficientemente lista como para ir a la universidad y a la facultad de derecho, pero yo los ignoré”.

Aunque el propósito de su visita fue ofrecer ayuda en la forma de una nueva iniciativa de Estados Unidos la primera dama dijo a las estudiantes “ha de ser algo que les toca a ustedes, ayudar a demostrar que el argumento de invertir en ustedes es lo mejor que sus familias pueden hacer, para ustedes y para sus comunidades”.

Estudiantes de Camboya sostienen banderas (© AP Images)
Estudiantes camboyanas hacen fila para saludar a la primera dama. (© AP Images) 

La iniciativa Let Girls Learn (Que las niñas aprendan) pretende reducir las barreras económicas y culturales, como la violencia de género o vivir lejos de la escuela, que impiden a millones de niñas recibir una educación. Como parte de la iniciativa el Departamento de Estado trabaja en varios países, entre ellos Malawi y Tanzania, para potenciar a las niñas adolescentes y asegurar que puedan asistir a la escuela.

En una escuela secundaria en las afueras de Siem Reap (Camboya) Michelle Obama conoció a varias estudiantes que participan en un programa de becas que cubre los costos de alojamiento y educación para las niñas que viven en lugares remotos. El programa es el tipo de esfuerzo que el Cuerpo de Paz generalmente anima a realizar. Con frecuencia las niñas que viven lejos de una escuela dejan los estudios debido a los costos del transporte o el peligro en los viajes.

[table id=60 /]

Empoderamiento local

En áreas como Siem Reap la mayor parte de los hogares son encabezadas por agricultores que tienen dificultades para poder pagar los gastos de la educación de sus hijos. Hay presión económica para que los estudiantes abandonen la escuela. De hecho en Camboya la matrícula escolar de las niñas disminuye un 61 por ciento después de la escuela primaria.

Michelle Obama saludando a una joven (© AP Images)
La primera dama saluda a voluntarios del Cuerpo de Paz en Camboya. (© AP Images)

Pero la primera dama espera que la atención de Estados Unidos a los desafíos que enfrentan las niñas aliente a personas como Duth Kimsru, antigua participante en la Iniciativa para los Jóvenes Líderes del Sudeste del Asia (en inglés), del Departamento de Estado, que trabaja para lograr que las niñas no abandonen la escuela.

Kimsru y sus colegas gestionan el programa de becas que ayuda a las familias con sus costos educativos.

Por medio de la entidad sin fines de lucro para potenciar a los jóvenes PEPY, Kimsru ayuda a los adolescentes en situación de riesgo a pasar de la escuela secundaria a la universidad. Los beneficios de la beca incluyen una bicicleta, acceso a una computadora, gastos para vivir y cobertura de salud. A cambio los estudiantes aceptan establecer un proyecto en su comunidad.

Cómo dejar que las niñas aprendan

En los próximo seis años 7.000 voluntarios del Cuerpo de Paz darán apoyo a cientos de proyectos comunitarios para invertir en las niñas haciendo que permanezcan en la escuela. Para lograr esta meta el Cuerpo de Paz está enfocado en tres aspectos principales:

  1. Capacitar a los voluntarios del Cuerpo de Paz y a los líderes locales en cuanto a los temas relacionados con el género.
  2. Facilitar los campamentos tecnológicos y abrir bibliotecas que sean accesibles a las niñas.
  3. Ampliar la cantidad de voluntarios del Cuerpo de Paz que trabajen para impulsar la educación de las niñas.

La razón por la cual los líderes de todo el país se unirán para apoyar la educación de las niñas se debe a que nosotros necesitamos que ustedes sean las líderes del mañana”, dijo la primera dama Obama a las estudiantes.