¿Cómo se puede lanzar un negocio con poco o nada de efectivo y sin acceso a crédito?

Intenta la autofinanciación (bootstrapping).

El vocablo en inglés bootstrapping significa comenzar un negocio sin capital inicial, sin préstamos bancarios ni inversionistas llegados del cielo. Con esta técnica, los emprendedores aspirantes a empresarios dependen de su trabajo arduo y a veces de sus ahorros personales para comenzar un negocio.

Las empresas que comienzan con autofinanciación usualmente pasan por dos etapas:

  • Dinero inicial: Procede de ahorros personales o de préstamos de justo el dinero suficiente de familiares y amigos para cubrir los costos iniciales de operación. Algunos empresarios tienen más de un trabajo para ganar dinero adicional para apoyar el proyecto.
  • Financiación de clientes: Durante esta segunda etapa, los empresarios reinvierten todos los ingresos provenientes de sus clientes en su negocio para hacerlo crecer. El crecimiento por lo general es lento, puesto que el dinero ganado necesita cubrir los costos de operación para que el negocio se mantenga a flote.

Empresarios exitosos proporcionan consejos sobre la autofinanciación de una empresa emergente, desde como vender productos y servicios de alto margen a la importancia de crear asociaciones. Si todavía no estás convencido de los méritos de la autofinanciación, mira esta lista de empresas altamente lucrativas que comenzaron de esta manera.

Los emprendedores se aventuran por muchos caminos diferentes para realizar sus metas. Reuniones como la sexta Cumbre Mundial Anual del Emprendimiento, que tendrá lugar en julio, ofrecen a los jóvenes líderes de negocios la oportunidad de intercambiar ideas con colegas y ayudan a convertir tus sueños en realidad.