Mike Pence hablando desde un atril (@ Manuel Balce Ceneta/AP Images)
El vicepresidente Pence habla durante la clausura en el Departamento de Estado de una conferencia de tres días sobre libertad religiosa. (© Manuel Balce Ceneta/AP Images)

Al hablar ante la Conferencia Ministerial para Promover la Libertad Religiosa, el vicepresidente Pence reiteró el compromiso de su administración con lo que él denominó la primera libertad y anunció dos iniciativas para apoyar el derecho a la libertad religiosa en todo el mundo.

“Cuando la libertad religiosa es negada o destruida”, dijo Pence (en inglés) «nosotros sabemos que las otras libertades: la libertad de expresión, de prensa, de reunión e incluso las mismas instituciones democráticas, están en peligro. Es por ello que Estados Unidos ha defendido la libertad religiosa ayer, hoy y siempre”.

La reunión ministerial atrajo a líderes de gobiernos, religiosos y de la sociedad civil para sostener conversaciones durante tres días sobre los desafíos a la libertad religiosa así como para impulsar un mayor respeto a la libertad religiosa para todos. Víctimas de la persecución religiosa procedentes de todo el mundo compartieron sus vivencias.

Al presentar al vicepresidente, el secretario de Estado Mike Pompeo anunció que la próxima reunión ministerial tendría lugar en 2019 y que el Departamento de Estado está finalizando compromisos con otros gobiernos para auspiciar conferencias de seguimiento sobre la libertad religiosa en otros países.

Mike Pompeo sonriente, frente a un cartel de la Conferencia Ministerial para Promover la Libertad Religiosa (© Alex Wong/Getty Images)
El secretario de Estado Mike Pompeo en la primera Conferencia Ministerial para Promover la Libertad Religiosa nunca antes convocada (@ Alex Wong/Getty Images)

El vicepresidente Pence anunció dos nuevas iniciativas de Estados Unidos:

  • El Programa para recuperación de genocidios y respuesta a la persecución hará que el Departamento de Estado y la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional se asocien con líderes religiosos y comunitarios en distintas localidades para entregar rápidamente ayuda a comunidades perseguidas, comenzando con Iraq. El financiamiento para ambas vendrá del gobierno de Estados Unidos y de “una amplia red de filántropos estadounidenses y creyentes que comparten nuestro deseo de apoyar a nuestros hermanos y hermanas en la fe, a medida que se recuperan tras años de sufrimiento y guerra”, dijo Pence.
  • El Fondo para la Libertad Religiosa Internacional permitirá “nivelar nuestros recursos, junto a otros países, para apoyar a quienes luchan en favor de la libertad religiosa y padecen a causa de la persecución religiosa”, dijo el vicepresidente, al invitar a las naciones representadas en la reunión ministerial, y a todas otras en el mundo, a ayudar a Estados Unidos “a defender la causa de la libertad como nunca antes”.

Durante la reunión el secretario de Estado Pompeo anunció que el departamento aportará una ayuda adicional de 17 millones de dólares para los esfuerzos de extracción de minas terrestres en la región de Nínive en Iraq. Esto se suma a los 90 millones de dólares aportados para todo el país solamente en este año, dijo. La financiación adicional ayudará a la limpieza de las minas terrestres en áreas con grandes poblaciones de minorías religiosas que fueron sujetas al genocidio cometido por ISIS.

Estados Unidos también emitió la Declaración del Potomac (en inglés) y el Plan de Acción del Potomac, dos documentos de los cuales Pompeo dijo que “reafirman el inquebrantable compromiso de Estados Unidos para impulsar y defender la libertad religiosa”. Los documentos incluyen recomendaciones concretas sobre como la comunidad internacional y los gobiernos pueden hacer más para proteger a las comunidades religiosas vulnerables.

«Estados Unidos impulsa la libertad religiosa en nuestra política exterior porque es un derecho que no es exclusivamente estadounidense”, dijo el secretario. “Se trata de un derecho universal otorgado por Dios a toda la humanidad”.