El secretario de Estado Mike Pompeo habla desde un atril (Depto. de Estado/Michael Gross)
El secretario de Estado Mike Pompeo ofrece declaraciones a la prensa el 26 de marzo (Depto. de Estado/Michael Gross)

Una política para evitar que el dinero de los contribuyentes estadounidenses se utilice para subsidiar o promover el aborto se aplica a las organizaciones no gubernamentales (ONG) extranjeras, dijo el secretario de Estado Mike Pompeo (en inglés).

La “Política Ciudad de México“, llamada así porque fue anunciada por el difunto presidente Reagan en una conferencia en esa ciudad, fue ampliada por el presidente Trump en 2017.

El 26 de marzo, Pompeo señaló específicamente las preocupaciones sobre la promoción del aborto por parte de un órgano de la Organización de los Estados Americanos (OEA). Dijo que Estados Unidos reduciría sus contribuciones a la OEA en una cantidad igual a la participación calculada de Estados Unidos en los posibles gastos de la OEA en tales actividades.

Además, dijo, ha ordenado al Departamento de Estado que incluya una disposición en los acuerdos de asistencia al extranjero prohibiendo explícitamente el uso de fondos para promover el aborto.

Pompeo dijo que la mayoría de los socios que implementan planes de Estados Unidos han acordado cumplir con la “Política Ciudad de México”.

Hizo hincapié en que Estados Unidos rehusará proporcionar ayuda de salud mundial a las ONG que ofrezcan apoyo financiero a otros grupos en el extranjero que se dediquen a realizar o promover el aborto. “Haremos cumplir una prohibición estricta de esquemas financieros encubiertos y de intentos de esquivar nuestra política”, dijo Pompeo. “El dinero de los contribuyentes estadounidenses no se utilizará para respaldar abortos”.

“Este gobierno ha demostrado que podemos seguir alcanzando nuestras metas críticas de salud mundial, incluso atención a la salud para mujeres, a la vez que rechazamos subsidiar el asesinato de bebés nonatos”, dijo Pompeo.

Dijo que la nueva disposición significará que los casi 9.000 millones de dólares de ayuda exterior que Estados Unidos gasta cada año en programas mundiales de salud protegerán a “más bebés nonatos que nunca en el mundo”.

“Esto es lo decente; esto es lo correcto”, expresó Pompeo, “y estoy orgulloso de servir en un gobierno que protege a los más vulnerables”.