Un hombre con una mano enguantada de blanco delante de un gran edificio (© Andy Wong/AP Images)
Un soldado con uniforme de acomodador impide que los periodistas se acerquen demasiado al Gran Salón del Pueblo de Pekín en marzo. (© Andy Wong/AP Images)

China es el país que más periodistas encarcela en el mundo.

De los 250 periodistas encarcelados en todo el mundo, 48 se encontraban en China, el mayor número que en ningún otro país en 2019, según la encuesta anual del Comité para la Protección de los Periodistas sobre los periodistas encarcelados en todo el mundo, publicada el 11 de diciembre.

El informe indica que el número de periodistas encarcelados ha aumentado constantemente a medida que el presidente Xi Jinping ha venido consolidando el control político del país e instituyendo controles cada vez más estrictos sobre los medios de comunicación. Asimismo, expresa el informe, el Partido Comunista Chino (PCC) continúa estrechando su férreo control sobre la prensa.

Con frecuencia, el Partido Comunista de China utiliza vagas acusaciones penales como «buscar peleas y provocar problemas» para enjuiciar selectivamente a los periodistas, según el informe. China no goza de un sistema jurídico independiente. «El PCC continuó dominando el poder judicial y controlando el nombramiento de todos los jueces y, en algunos casos, dictó directamente el fallo del tribunal», según el Informe de Derechos Humanos 2018 del Departamento de Estado de Estados Unidos, publicado en marzo.

El Comité para la Protección de los Periodistas es una organización independiente y sin fines de lucro que promueve la libertad de prensa en todo el mundo.

Hombre hablando y gesticulando (© Reuters)
El fotoperiodista chino Lu Guang, que aparece aquí en 2014, fue detenido en 2018 por el PCC antes de ser liberado varios meses después. (© Reuters)

La política, según la encuesta, fue la causa que más probablemente llevó a periodistas a la cárcel, seguida de los derechos humanos y la corrupción.

Según el informe, la represión en la provincia de Sinkiang, donde un millón de miembros de minorías étnicas musulmanas han sido enviados a campos de internamiento, ha llevado a la detención de docenas de periodistas.

No sólo periodistas

En Sinkiang, los uigures y miembros de otras minorías étnicas musulmanas que trabajaban en publicaciones locales y escribían sobre «política y eventos legales y demográficos» también han sido detenidos, según el informe, al igual que intelectuales, como Yalqun Rozi, que editó y compiló más de 100 libros de texto sobre la cultura uigur.

El Partido Comunista también ha encarcelado a las familias de periodistas en China por los reportajes realizados por sus familiares fuera de China.

El informe del Comité se produce justo un mes después de que Freedom House, una organización sin fines de lucro que apoya la libertad y la democracia, informara que China es el peor abusador de la libertad en Internet de todos los países del mundo. Ambos informes exponen la censura agresiva del Partido Comunista Chino.

«En demasiados lugares del mundo, los periodistas son asesinados, torturados, encarcelados y acosados por informar de los abusos de regímenes corruptos», dijo Morgan Ortagus, portavoz del Departamento de Estado, en el Día Internacional para Poner Fin a la Impunidad de los Crímenes contra Periodistas, en noviembre.

Estados Unidos «pide que se ponga fin de inmediato a todas las amenazas, intimidaciones y violencia contra periodistas y otros profesionales de los medios de comunicación por su trabajo», expresó.