Dibujo de soldados sacando luz de una bombilla (Depto. de Estado/D. Thompson)
(Depto. de Estado/D. Thompson)

El gobierno chino ha lanzado una ambiciosa estrategia nacional que rompe todas las barreras entre las investigaciones civiles y militares, planteando enormes desafíos a las universidades, compañías privadas y a países de todo el mundo.

Por medio de una estrategia denominada “fusión civil-militar” el Partido Comunista de China está aprovechando las libertades que impulsan la innovación y está robándoles a otros su tecnología. El secretario de Estado de Estados Unidos, Michael R. Pompeo, lo dijo en una conferencia realizada el 13 de enero para innovadores en el Valle del Silicio. De las mil investigaciones abiertas que tiene el FBI sobre robo de derechos de propiedad intelectual casi todas están vinculadas a China, según agregó.

“Según la ley china, las compañías e investigadores chinos deben, bajo pena de ley, compartir tecnología con el ejército chino”, dijo Pompeo.

He aquí algunas razones por la cuales Estados Unidos está preocupado:

Ocultar vinculaciones militares

Soldados marchando en formación, cargando fusiles y gritando (© Mark Schiefelbein/AP Images)
El Ejército Popular de Liberación de China tiene un papel decisivo en los esfuerzos científicos del gobierno, incluyendo a la Fuerza de Cohetes vista aquí en un desfile realizado el 1 de octubre en Pekín. (© Mark Schiefelbein/AP Images)

Docenas de científicos del Ejército Popular de Liberación de China han ocultado sus vinculaciones militares para viajar a Australia, Canadá, Nueva Zelanda, el Reino Unido, Estados Unidos y la Unión Europea. Estos investigadores chinos trabajan con centros extranjeros de investigación para hacer trabajos en áreas delicadas, como misiles supersónicos y tecnología de navegación, según el Instituto Australiano de Políticas Estratégicas (ASPI), un centro de investigaciones en Canberra.

Desde el año 2008 los militares de China también han enviado a 2.500 científicos a universidades extranjeras, reveló ASPI en un informe publicado en octubre de 2018 (en inglés).  Estados Unidos y el Reino Unido recibieron cada uno a unos 500 de esos investigadores, mientras que otros 300 fueron enviados tanto a Australia como Canadá. Alemania y Singapur han acogido cada uno alrededor de cien.

“Algunos de estos viajes al extranjero han encubierto activamente sus vinculaciones militares, afirmando que venían de institutos académicos que no existen”, indica el ASPI.

Explotar el sistema abierto de Occidente

Investigadores del Senado de Estados Unidos determinaron (en inglés) que China está explotando la competencia basada en la transparencia, reciprocidad y el mérito basado en la competitividad que desde hace décadas ha impulsado las investigaciones estadounidenses. Según el informe del Senado, divulgado el 19 de noviembre de 2019, “estos valores alientan un intercambio libre de ideas, fomentan la investigación con los resultados más rigurosos para que florezca y aseguran que los investigadores reciban el beneficio de su capital intelectual”.

“China utiliza injustamente las investigaciones y experiencia estadounidenses que obtiene para su propio beneficio económico y militar”, indicaron los investigadores del Senado.

Por ejemplo, en 2019 la Corporación General de China para la Energía Nuclear, que opera las estaciones de energía nuclear civiles de China, fue agregada por el gobierno de Estados Unidos a la lista de entidades sospechosas de hacer esfuerzos para adquirir tecnología nuclear avanzada de Estados Unidos y desviarla para uso militar en China.

Las entidades en la lista son sospechosas, en base a hechos concretos, de participar en actividades que ofrecen un riesgo a la seguridad nacional de Estados Unidos.

Hay una diferencia clara entre la estrategia de la fusión civil militar en China y las políticas de otras naciones. Muchos países, incluyendo Estados Unidos, aprovechan el sector civil para avanzar la modernización militar. Pero Estados Unidos y sus asociados en todo el mundo han dado garantías por medio de acuerdos internacionales de que tecnología con usos para dos aspectos no ha de ser desviada al uso militar.

La estrategia para la fusión civil militar hace exactamente lo opuesto.

Socavar valores claves

Pompeo, en sus declaraciones en el Valle del Silicio, advirtió que el robo de las investigaciones por parte del Partido Comunista Chino apoya no solamente al ejército de China sino también sus políticas represivas que van en aumento.

«Incluso si el Partido Comunista Chino diera garantías de que su tecnología estaba limitada a usos pacíficos ustedes deberían saber que hay un enorme riesgo. Necesitamos asegurarnos de que los principios de Estados Unidos no sean sacrificados por prosperidad”, dijo Pompeo.