Programa contra las pandillas ayuda a los niños a mantenerse seguros en las Américas

Desde antes de que naciera Merary Cerrato, bandas rivales han aterrorizado su ciudad natal de Chamelecón (Honduras). Cerrato, de 15 años de edad, está ahora en la edad de reclutamiento de las bandas, pero ella está decidida a resistirse a ellas, gracias a un innovador programa dirigido a niños antes de que los reclutadores de las pandillas lo hagan.

Margot Andino y Merary Cerrato (Foto cedida por Merary Cerrato)
Merary Cerrato (dcha.) de pie con su maestra Margot Andino. (Foto cedida)

Las pandillas a menudo obligan a las niñas adolescentes, como Cerrato, a tener relaciones sexuales con miembros de la banda. Los niños usualmente son reclutados para vender y transportar drogas.

Cerrato es una de los 160.000 estudiantes hondureños que han participado en el Programa de Educación y Entrenamiento en Resistencia a las Pandillas (Gang Resistance Education And Training, GREAT, en inglés), que se está aplicando por la Policía Nacional de Honduras y está financiado por el Departamento de Estado de Estados Unidos.

GREAT lucha contra la violencia de las pandillas enseñando a los estudiantes de cuarto a noveno grado destrezas tales como el trabajo en equipo, la solución de problemas y la resolución de conflictos.

“Por medio de los cursos de GREAT, mis amigos y yo hemos aprendido como oponernos a las drogas y pandillas”, dijo Cerrato. “Hemos tenido suerte que ya que los instructores de GREAT nos han enseñado valores importantes por medio del diálogo que nos han beneficiado y nos mantenemos por el camino correcto”, agregó.

Oficial de policía entre los niños en un aula (Embajada de Estados Unidos en Tegucigalpa/David Dulko)
Un miembro de la Policía Nacional de Honduras enseña estrategias para resistirse a las pandillas a los estudiantes en Tegucigalpa. (Embajada de Estados Unidos en Tegucigalpa/David Dulko)

La participación de los agentes de policía local como instructores de GREAT es uno de los componentes más importantes del programa. Margot Andino, que ha enseñado en Chamelecón durante 20 años, dijo que cuando GREAT llegó a esa escuela “muchos estudiantes no querían hablar con los instructores, ya que tenían miedo que pandilleros se dieran cuenta, y que les hicieran daño”, pero en la actualidad Andino indicó que la relación ha mejorado mucho.

GREAT comenzó en 1991 como una iniciativa local de prevención de pandillas por el Departamento de Policía de Phoenix en Arizona y se expandió por Estados Unidos. El programa ha evolucionado a lo largo de los años y ha producido resultados notables en las comunidades a las que se dirige. Un estudio de 2012 de la Universidad de Missouri-San Luis, por ejemplo, demostró que los estudiantes capacitados por GREAT en Estados Unidos eran casi un 40 por ciento menos propensos a unirse a una pandilla un año después de completar el programa de lo que lo eran sus compañeros.

El Departamento de Estado se asoció con GREAT en 2009 para llevar el programa a América Central. Hoy en día el departamento proporciona capacitación, equipos y apoyo para instructores de GREAT en siete países de la región.

Adultos y niños pintando un mural en una pared (Embajada de Estados Unidos en Tegucigalpa/David Dulko)
Niños pintan un nuevo mural como parte del programa de actividades de GREAT que exige a los estudiantes que contribuyan a sus comunidades (Embajada de Estados Unidos en Tegucigalpa/David Dulko)

Honduras tuvo la mayor cantidad de homicidios per cápita de cualquier país en el mundo entre 2010 y 2014, según la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, aunque la tasa nacional de homicidios ha disminuido en los últimos años. Cerrato y Andino viven en Chamelecón un barrio particularmente peligroso de la segunda ciudad más grande de Honduras, San Pedro Sula.

A pesar de la continua violencia, Cerrato, que ha perdido amigos y compañeros de clase debido a las pandillas, es optimista y dice “he vivido en Chamelecón toda mi vida, y lo digo con mucho orgullo. Sé y tengo la esperanza que la situación va a cambiar y será seguro de nuevo”.

Este artículo fue redactado por Caitlin M. Quinn.