Proteger a Estados Unidos de inversiones extranjeras arriesgadas

Estados Unidos es el lugar más popular del mundo para invertir. Aunque Estados Unidos da la bienvenida a la inversión extranjera en empresas estadounidenses, mantener ese ambiente de inversión abierta requiere asegurarse de que los malos actores no utilicen las inversiones para comprometer la seguridad nacional de Estados Unidos.

La organización responsable de detener las malas inversiones se llama Comité de Inversiones Extranjeras en Estados Unidos (Committee on Foreign Investment in the United States, CFIUS, en inglés). El CFIUS es un grupo federal interagencial que revisa los riesgos para la seguridad nacional de ciertas transacciones.

Nuevas reglas del Departamento del Tesoro que entraron en vigor a principios de este año fortalecieron la autoridad del CFIUS para asegurar que las inversiones extranjeras en Estados Unidos sean seguras. Estas reglas dan al comité más autoridad sobre las inversiones en empresas que utilizan tecnología crítica, infraestructura crítica y datos personales sensibles, así como algunas compras de bienes raíces cerca de ciertos aeropuertos, puertos marítimos e instalaciones militares.

Las nuevas regulaciones “mantienen la política de inversión abierta de nuestra nación alentando la inversión en empresas y trabajadores estadounidenses, y proporcionando claridad y certeza en cuanto a los tipos de transacciones que están cubiertas”, dijo el secretario del Tesoro Steven T. Mnuchin en una declaración.

Los reglamentos forman parte de los esfuerzos constantes de Estados Unidos por proteger la información confidencial, la infraestructura y tecnología crítica, al tiempo que se fomenta la inversión y el comercio.

Si bien Estados Unidos acoge con agrado la inversión extranjera legítima, en los últimos años los malos actores han utilizado las inversiones extranjeras para obtener una ventaja sobre otros países, ya sea adquiriendo empresas que poseen datos confidenciales, obteniendo el control de activos de infraestructura crítica u obteniendo tecnología con aplicaciones de seguridad nacional.

En un discurso pronunciado en enero ante la comunidad empresarial estadounidense, el secretario de Estado Michael R. Pompeo instó a las empresas y los países a protegerse y a desconfiar de los acuerdos comerciales con motivos ocultos.

“Tenemos que asegurarnos de que los principios estadounidenses no se sacrifiquen por la prosperidad”, dijo el secretario en enero.

Las nuevas regulaciones del CFIUS ayudarán a proteger los intereses estadounidenses y a “modernizar el proceso de revisión de inversiones”, dijo Mnuchin. Estas “fortalecen nuestra seguridad nacional”.