Puede que la mejor gente para contrarrestar el extremismo violento sea la juventud. Incluso puede que seas tú.

“Hay estudios que demuestran que la gente joven es más proclive a escuchar y ser influida por sus coetáneos”, dijo el 23 de abril Samanta Power, la representante permanente de Estados Unidos ante las Naciones Unidas (en inglés).

“Sin embargo con mucha frecuencia nos acercamos a la juventud como a receptores pasivos de campañas para contrarrestar el extremismo violento, en lugar de tomarlos como participantes activos para dar forma a su estrategia e impulsar su aplicación, dijo Power.

En un debate del Consejo de Seguridad de la ONU sobre el papel de la juventud en contrarrestar el extremismo violento y promover la paz Power subrayó los esfuerzos juveniles para frenar el extremismo.

Zineb Benalla, una joven marroquí que en febrero participó en la Cumbre de la Casa Blanca para contrarrestar el extremismo violento (en inglés), elaboró un programa que incita al pensamiento creativo entre los jóvenes del noroeste de África.

Jóvenes con pancartas en una manifestación de protesta (Creative Commons)
La gente joven es clave para contrarrestar el extremismo violento. (Creative Commons)

Benalla se reunió con líderes religiosos musulmanes y los convenció de que apoyaran los clubes de lectura de libros en las escuelas musulmanas conocidas como “madrassas”. Los estudiantes y maestros recibieron lectores electrónicos y se les permitió descargar novelas y libros de filosofía.

“El programa de Zineb estaba dirigido a ampliar los planes de estudios para fomentar más el pensamiento crítico y el razonamiento, actividades que pueden ayudar a los jóvenes en cuestión, y finalmente rechazar las estrechas ideologías de los grupos terroristas”, dijo Power.

Karim Farok, un músico aficionado de Egipto, usó la sátira musical para descalificar los mensajes de Daesh. Farok mezcló un cántico de Daesh con música y lo puso en línea electrónica, un desafío a la prohibición del grupo terrorista de la música instrumental.

“Al transgredir las reglas del grupo la música de Karim alentó a otros a también expresar sus críticas, en lugar de ser silenciados por el miedo”, dijo Power. El disco mezclado se hizo viral y motivó incontables burlas musicales de los cánticos de Daesh “una manera potente de contrarrestar los mensajes que puedan llegar a los chicos”.