Trump actúa para proteger las investigaciones de EE. UU.

Donald Trump habla ante un micrófono frente a banderas de Estados Unidos (© Alex Brandon/AP Images)
El presidente Trump anuncia un plan para bloquear el robo de investigaciones que hace el Partido Comunista Chino en una conferencia de prensa en la Casa Blanca el 29 de mayo. (© Alex Brandon/AP Images)

En una medida para proteger la seguridad nacional de Estados Unidos, el presidente Trump está limitando la capacidad del Partido Comunista Chino (PCC) de hacer un mal uso de los visados de intercambio de estudiantes para adquirir de manera inapropiada tecnologías críticas y emergentes para apoyar a su ejército.

“Durante años el gobierno de China ha llevado a cabo un espionaje ilícito para robar nuestros secretos industriales”, dijo Trump el 29 de mayo, al anunciar una proclama dirigida a detener el robo y desvío por parte del PCC de investigaciones y tecnologías delicadas de Estados Unidos para beneficiar al Ejército Popular de Liberación de China (PLA).

Estados Unidos continúa recibiendo a estudiantes y académicos internacionales de todo el mundo, incluyendo a China, y valora las tremendas contribuciones que hacen al sector académico y a la empresa de investigación de Estados Unidos, según los funcionarios del Departamento de Estado que hablaron sobre la política el 2 de junio.

Sin embargo, un pequeño grupo de estudiantes e investigadores chinos de posgrado y post graduados han sido convencidos, explotados o de alguna otra manera se ha aprovechado de ellos el PCC para hacerlos robar tecnología, propiedad intelectual e información de Estados Unidos para apoyar la búsqueda del dominio militar de China, dijeron los funcionarios.

“Estados Unidos quiere una relación abierta y constructiva con China, pero para lograr esa relación es necesario que defendamos enérgicamente nuestros intereses nacionales”, dijo Trump.

La proclama llega en un momento en que el PCC ha estado enviando investigadores militares y civiles a todo el mundo para adquirir tecnologías delicadas de Estados Unidos y otros países.

El esfuerzo para impulsar el Ejército de Liberación Popular a costa de la investigación extranjera es parte de una estrategia nacional pública de “fusión civil-militar”, que trabaja para asegurar que toda la tecnología avanzada adquirida o desarrollada por el sector civil beneficie el desarrollo de programas militares avanzados en China, según indica la proclama.

La estrategia explota específicamente la apertura, transparencia y cooperación internacional que impulsa la investigación de las universidades en Estados Unidos.

La República Popular China (RPC) presiona a algunos ciudadanos chinos para que utilicen su acceso a entornos de investigación abiertos, como el de Estados Unidos, para desviar tecnologías emergentes hacia el ejército chino. Por ejemplo, la Ley de Seguridad Nacional de la RPC ordena que las entidades y los individuos civiles participen en los esfuerzos por promover y proteger los intereses de seguridad nacional de la RPC.

Desde 2009, el PCC ha emprendido un esfuerzo sistemático para incorporar a las universidades civiles en la investigación y el desarrollo militar. El esfuerzo busca asegurar que los programas de investigación y desarrollo de la defensa se beneficien de la investigación de vanguardia realizada por el sistema universitario civil y aprovechar el creciente acceso del sistema universitario chino a las universidades y laboratorios de investigación más avanzados del mundo.

La República Popular China ha concedido a más de 150 universidades chinas las autorizaciones de seguridad necesarias para llevar a cabo investigaciones y desarrollos militares delicados. En 2016, la RPC ordenó explícitamente a su sistema universitario que colaborara con las mejores universidades técnicas del mundo a fin de adquirir la tecnología emergente y llevarla de vuelta a China.

Trump dijo que la campaña de la República Popular China para robar la investigación explota a los investigadores chinos y amenaza la seguridad nacional de Estados Unidos.

“La adquisición por parte de la RPC de tecnologías y propiedad intelectual delicadas de Estados Unidos para modernizar su ejército es una amenaza para la vitalidad económica a largo plazo de nuestra nación y la seguridad del pueblo estadounidense”, dijo Trump en la proclama.