Personas sentadas en un gran salón con paredes altas de vidrio (© Northwestern University en Qatar)
La biblioteca de la Universidad Northwestern en Qatar está diseñada para ser un centro de estudio e investigación. (© Northwestern University en Qatar)

Hassan Al-Jahani de Qatar recibe una formación académica al estilo estadounidense sin tener que dejar su país.

Tres muchachas jóvenes suben por una escalera (© Northwestern University en Qatar)
Estudiantes en la Universidad Northwestern en Qatar (© Northwestern University en Qatar)

«Estudiar en una universidad de alto nivel como Northwestern es una insignia de honor que llevo con orgullo», dijo Al-Jahani, que se está especializando en comunicaciones en el campus de la sucursal internacional de esa universidad en la Ciudad de la Educación de Qatar.

La Universidad Northwestern, con sede en Evanston (Illinois), es una de las seis universidades de Estados Unidos agrupadas en un «centro educativo» a las afueras de Doha.

De los 250 recintos universitarios internacionales que operan hoy en día, más de un tercio de ellos son estadounidenses, según la Asociación de Educadores Internacionales.

Everette Dennis, decana de Northwestern en Qatar, dijo que el campus de la filial de Qatar de la universidad incluye estudiantes de más de 40 países, pero hace hincapié en los valores estadounidenses. «La escuela está dedicada a los valores de la libertad de expresión y los medios de comunicación independientes», dijo Dennis, pero el estilo de educación también está «profundamente arraigado localmente y conectado con la cultura local».

EE. UU. proporciona excelente nivel en el extranjero

Kevin Kinser, experto en educación internacional de la Universidad Estatal de Pensilvania, dijo que el mayor atractivo para que los países sean sede de un recinto universitario estadounidense es la oportunidad de que sus ciudadanos reciban una educación estadounidense de alta calidad en sus países, donde se quedan y utilizan su educación para hacer avanzar sus propios países.

La Universidad George Mason de Corea es parte de un centro de educación llamado Incheon Global Campus. Las escuelas del recinto están ubicadas al lado de la región manufacturera de alta tecnología de Corea, cuyas empresas requieren una provisión constante de capital humano con alto nivel de formación.

Estudiante con toga y birrete sostiene ramos de flores (© Universidad George Mason de Corea)
La Universidad George Mason de Corea atrae estudiantes de más de 25 países. Esta se graduó en 2017. (© Universidad George Mason de Corea)

«El noventa por ciento de nuestros estudiantes son principalmente de origen coreano, han vivido en el extranjero y quieren tener la oportunidad de realizar sus estudios en inglés, recibir un título estadounidense de nivel mundial a un precio asequible y estar cerca de la familia», dijo Gbemisola Disu, funcionaria de la universidad.

La estudiante coreana Madeline Joung dijo que su experiencia en George Mason de Corea «me ha dado más oportunidades para desafiarme a mí misma» y que el estilo de instrucción estadounidense «me hizo ver la educación no como una meta sino como un proceso».

Beneficio también para Estados Unidos

En una sucursal internacional, miembros estadounidenses del profesorado pueden encontrar mayores oportunidades de colaborar con sus homólogos internacionales en proyectos de investigación, especialmente en un centro educativo como Incheon o Doha.

Gran grupo de personas sostienen un cartel (© Universidad George Mason de Corea)
Los principales estudiantes a nivel académico en la Universidad George Mason de Corea en 2018 (© Universidad George Mason de Corea)

Brooke Finnicum de Delaware, recién graduada de la Universidad George Mason de Corea, dijo que estudiar en el extranjero «me ayudó a ser más independiente, a tener más confianza en mí misma y me permitió adquirir una mentalidad mundial».

El tiempo que pasó en el campus de Incheon la impulsó a ampliar sus estudios culturales coreanos, y ahora contribuirá al creciente grupo de expertos internacionales de Estados Unidos. «Me he vuelto increíblemente apasionada por una cultura y un idioma que son completamente diferentes a los míos», dijo.