Posiblemente no sepas el significado de la frase “vía rápida”, pero si vives en un país que quiere ampliar su comercio con Estados Unidos, entonces el asunto te importa. Y aquí porqué:

Estados Unidos está negociando con 11 países* del este asiático y del Hemisferio Occidental el acuerdo de Asociación TransPacífico  (TPP, en inglés), que aumentará el comercio entre las naciones miembro por medio de la reducción de aranceles y de otras barreras comerciales. Los economistas dicen que más comercio significa mayor prosperidad. El presidente Obama dijo que el TPP es “por mucho el tratado comercial más progresista y con altos estándares en la historia”.

Cuando el Congreso de Estados Unidos le concedió a Obama la autoridad para la promoción comercial, conocida como “vía rápida”, se comprometía que, una vez finalizadas las negociaciones, hacer un voto directo a favor o en contra de los acuerdos comerciales. No se permitirán ni enmiendas ni cambios a sus términos.

Esto significa que los socios que negocien con el país sabrán que Estados Unidos no intentará hacer cambios en el arreglo final, y esto hace mucho más posible el éxito de las negociaciones.

De ser aprobado el TPP abarcará el 40 por ciento de la economía mundial y ampliará potencialmente el crecimiento de la economía del mundo en 300.000 millones de dólares anuales.

Estados Unidos está negociando también la Asociación Transatlántica para el Comercio y la Inversión (TTIP, en inglés) con la Unión Europea. Este acuerdo, dice el presidente, “favorecerá a cientos de miles de puestos de trabajo en ambos lados del océano”.

*Australia, Brunei, Canadá, Chile, Japón, Malasia, México, Nueva Zelandia, Perú, Singapur y Vietnam