Martin Luther King Jr. dedicó su vida a la lucha no violenta por la igualdad racial en Estados Unidos. El tercer lunes de enero se conmemora el Día de Martin Luther King, un feriado de Estados Unidos que rinde homenaje al legado de King y reta a los ciudadanos a participar en servicio voluntario en sus comunidades.

Comienza su historia

Una casa amarilla de dos pisos con contraventanas marrones y un porche alrededor (Servicio de Parques Nacionales)
(Servicio de Parques Nacionales)

Nacido el 15 de enero de 1929, en un largo linaje de ministros bautistas, King creció en Atlanta en la época en que las leyes de Jim Crow hacían de la segregación y la discriminación una realidad cotidiana para los negros en el sur.

King asistió al colegio universitario Morehouse en Atlanta, donde llegó a ver la religión como un poderoso catalizador para el cambio social. Recibió su doctorado de la Facultad de Teología de la Universidad de Boston antes de regresar al sur, donde se desempeñó como pastor de la iglesia bautista de la avenida Dexter en Montgomery, Alabama.

Hoy en día, el lugar de nacimiento de King en Atlanta está registrado como lugar histórico nacional (en inglés) en custodia del Servicio de Parques Nacionales.

La lucha por los derechos civiles en la década de 1950

Martin Luther King apoya la mano en el hombro de un chico a la cabeza de una manifestación en la calle (© AP Images)
(© AP Images)

King ayudó a organizar el boicot de autobuses de Montgomery, una campaña de un año de duración que se desencadenó cuando la costurera Rosa Parks fue arrestada después de negarse a ceder su asiento en un autobús a un pasajero blanco. Después de que la Corte Suprema anulara las leyes de segregación de los autobuses de Alabama en 1956, King cofundó la Conferencia Sur de Liderazgo Cristiano y fomentó la acción no violenta a favor de los derechos civiles en todo el sur. Estaba influenciado por las enseñanzas de Mahatma Gandhi y viajó a la India en 1959.

Una figura emblemática de la década de 1960

Martin Luther King sentado, mira hacia fuera a través de las rejas de una celda carcelera (Archivo Nacional)
(Archivo Nacional)

Unido a su padre como pastores ambos de la iglesia bautista Ebenezer en Atlanta, King continuó utilizando sus dotes oratorias para instar a acabar con la segregación y la desigualdad legal. A lo largo de la década de 1960 fue detenido durante manifestaciones no violentas en Alabama, Florida y Georgia. Mientras estaba encarcelado después de una de estas detenciones en 1963, King escribió su “Carta desde la cárcel de la Ciudad de Birmingham”, en la que delineó la base moral del movimiento de los derechos civiles. Ese mes de agosto pronunció su famoso discurso «Tengo un sueño» ante más de 200.000 personas reunidas en el Paseo Nacional en Washington. 

Martin Luther King al frente de una cantidad de manifestantes que cruzan un puente (© AP Images)
(© AP Images)

El 7 de marzo de 1965 se produjo el que llegó a ser conocido como “Domingo Sangriento” porque los manifestantes por el derecho al voto fueron golpeados por policías estatales y civiles al cruzar el puente Edmund Pettus en Selma, Alabama. La violencia les hizo ceder, pero el suceso llevó a que King convocara otra marcha más larga (foto): una marcha de 87 kilómetros de Selma a Montgomery, para pedir el derecho al voto.

Victorias para los derechos civiles

Martin Luther King acepta de Lyndon Johnson (sentado) la pluma con la que este firmó una ley mientras otros observan (© AP Images)
(© AP Images)

En 1964 el presidente Lyndon Johnson firmó la Ley de Derechos Civiles que prohíbe la discriminación en el empleo, alojamientos públicos y otros aspectos de la vida. King asistió a la firma de la ley (en la foto). Continuó presionando para que una ley garantizara que no se podía negar a los negros el derecho a votar con prácticas discriminatorias tales como exámenes de alfabetismo, y en 1965, Johnson firmó la Ley de Derecho al Vito. King recibió el Premio Nobel de la paz en 1964.

Tras el asesinato

La carreta con el féretro de Martin Luther King entre una multitud que se lamenta en las calles (© AP Images)
(© AP Images)

El 4 de abril de 1968, King fue asesinado en el balcón de un cuarto de hotel en Memphis (Tennessee). En su funeral, miles de personas lamentándose marcharon por Atlanta tras un carro tirado por una mula que trasladaba su féretro.

En un ensayo publicado póstumamente titulado «Un testimonio de esperanza», King instó a los estadounidenses negros a continuar su compromiso con la no violencia, pero también advirtió que «no puede lograrse una justicia para los negros sin cambios radicales en la estructura de nuestra sociedad».

El legado de King: La protesta no violenta

Martin Luther King y Coretta Scott King con un grupo de personas (© AP Images)
(© AP Images)

En unas declaraciones hechas en la radio en 1959 durante su visita a la India, King dijo: “Hoy ya no tenemos una opción entre la violencia y la no violencia; es la no violencia o la inexistencia». Su filosofía se inspiró en la acción no violenta de Gandhi para terminar con el dominio británico en la India. A su vez, King inspiró a otros a cambiar sus sociedades a través de medios no violentos, desde el movimiento Solidaridad en Polonia para acabar con la ocupación soviética a la lucha de Nelson Mandela para terminar con el apartheid en Sudáfrica.

El legado de King: La lucha contra el prejuicio

Martin Luther King habla ante una hilera de micrófonos, con una multitud detrás de él (© AP Images)
(© AP Images)

Durante la marcha en Washington de 1963 King declaró que todas las personas deben ser juzgadas no «por el color de su piel, sino por la solidez de su carácter». El Centro King (en inglés) en Atlanta es un monumento viviente a la visión de King de un mundo libre e igualitario dedicado a la expansión de oportunidades, a la lucha contra el racismo y a poner fin a todas las formas de discriminación.

El legado de King: Lograr la justicia social

Martin Luther King gesticula dramáticamente al hablar desde un púlpito (© AP Images)
(© AP Images)

El Instituto de investigación y educación y Martin Luther King Jr. en la Universidad de Stanford (en inglés), acoge el proyecto “Documentos de King”, una colección completa de todos los discursos de King, correspondencia y otros escritos. El Instituto también participa en la Iniciativa del Plan de Estudios de Liberación (Liberation Curriculum Initiative) y de la Comunidad Gandhi-King, las cuales utilizan la vida e ideas de King para conectar a activistas sociales en el mundo que trabajan para promover los derechos humanos.

El legado de King: El servicio a los demás

El presidente Obama y Michelle Obama en escaleras pintando frases en unas paredes (© AP Images)
El presidente Obama y la primera dama Michelle Obama pintan frases de Martin Luther King Jr. como parte de un proyecto de servicio comunitario voluntario. (© AP Images)

En Estados Unidos, el Día de Martin Luther King está designado como un día nacional de servicio (en inglés). Se insta a los estadounidenses a celebrar «un día activo, no un día de descanso» en honor del compromiso de King para mejorar las vidas de otros. El presidente Obama promueve el servicio voluntario como forma de ayudar a encarar los desafíos que enfrenta nuestro mundo.

Mantener vivo el sueño

Un hombre negro coloca la mano en el monumento conmemorativo a Martin Luther King y baja la cabeza en reverencia (© AP Images)
(© AP Images)

Cerca del monumento a Lincoln, donde King pronunciara su discurso «Tengo un sueño», se construyó un monumento nacional a King. El monumento conmemorativo invita a reflexionar sobre la vida y legado de King.